Culturas con una alta percepción por el contexto, culturas con menos

Como muchos otros estudiantes inmersos en el Plan Blolonia, en diciembre tengo mi “semana” (curiosamente, esta semana tiene 14 días) de exámenes, así que gran parte de mi tiempo, obviamente, he de dedicarlo a estudiar.
Repasando los apuntes de International Relations encontré esta resumidísima teoría que por supuesto toca aprender:

The Context theory of Edward T. Hall

Cultures differ in the extent to which they use context and situation for the interpretation of a message.

In high-context cultures, most of the meaning of a message is deduced from the context in which the words occur, for example non-verbal communication, setting of the communication

In low-context cultures, the meaning of a message is primarily deduced from the words uttered.

Al leerla, he pensado en el trabajo periodístico cuando incluye recoger declaraciones, y lo complicado que debe ser dar en el día a día una respuesta a las culturas de alta contextualización. Trabajar teniendo en cuenta esta máxima obligaría al periodista a reconstruir con palabras los gestos, la expresión facial, el tono de voz del político o entrevistado de turno, para que así el lector pudiera entender de mejor manera la situación.

En principio, esa máxima de dar la mayor información posible de la comunicación no verbal sería perfecta, sino fuera por el tema de la subjetividad y la percepción.

Lo que un periodista entiende como “un gesto de desdén hacia el entrevistador y la pregunta en general”, otro puede ver “un gesto que resta importancia y tranquiliza las dudas”. Los gestos y tonos de voces no siempre significan lo mismo para las personas, incluso dentro de una misma cultura. Por tanto, en cuanto el periodista (y más en una agencia de noticias, en la que la opinión está completamente fuera de lugar para la becaria en prácticas) tratara de introducir una valoración tipo dijo el político x, aunque queriendo decir, por sus gestos, otra cosa cualquiera, la Inquisición española, y en cierta manera estoy de acuerdo con ello, se lanzaría sobre él y le arrebataría el teclado de las manos.

Siempre y cuando no esté escribiendo para una columna de opinión o editorial, claro está. Ahí hay patente de corso, como diría un malhumorado Pérez Reverte.

Es por eso que creo, aunque al leer la teoría de el señor Hall pocos querrían estar en la segunda acepción, que en España, en cuanto a la recogida de declaraciones de los políticos, nos hemos convertido (o tal vez ya lo éramos) en una cultura de low-context, en la que el intríngulis de la compresión está en las palabras concretas que el político o entrevistado haya dicho, y no tanto en lo que rodeó a esa declaración.

¿Es malo? ¿O es el mal menor?

Anuncios

“Dadle al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios”

Alicia “Arena” Alamillos.-
¡Qué pronto se olvidó la Iglesia de esta máxima pronunciada por el propio Jesucristo! Olvidó (o quiso olvidar) separar los temas mundanos, los temas terrenales, de los temas espirituales o caritativos. Mezcló, en las funciones que consideraba suyas, los cuerpos, las almas y las mentes de sus feligreses (y de los que no lo son).

Sigue leyendo

Porqué estudio periodismo

¿Por qué estudio periodismo? Sería mejor preguntarse ¿cómo no estudiar periodismo?
¿Cómo no estudiar periodismo, si creciste entre páginas de cómics de “Tintín” para luego enamorarte de otros libros como el “Círculo del crepúsculo”, cuyo infatigable protagonista se dibujaba como un héroe en tu mente, mientras escribía artículo tras otro, entrevista tras otra?
¿Cómo no estudiar periodismo, si tus padres intentaron disuadirte de que lo hicieras, si quisieron prohibírtelo, si pretendieron asustarte con la promesa de que nunca encontrarías trabajo, convirtiéndose entonces la carrera de periodismo no sólo en un sueño, sino también en un desafío para demostrar tu valía?
¿Cómo no estudiar periodismo, si tus amigos se decantaron por Ingeniería y menospreciaron una y otra vez las letras, tachándolas de inútiles, pero los batiste con esas mismas letras que desechaban, demostrándoles su poder?
¿Cómo no estudiar periodismo si eres consciente de que en tus ojos está la búsqueda de justicia, en tus labios la opción de hacer lo correcto y en tus manos el cuchillo más peligroso?
¿Cómo no estudiar periodismo si las palabras fluyen solas en el papel, creando imágenes y dibujando momentos, estructurando noticias y adornando hechos? ¿Cómo no hacerlo, si crees en la belleza del idioma español, si te gusta jugar con él y demostrar cuán lejos puede llegar? ¿Cómo no hacerlo si nunca creíste en la frase “una imagen vale más que mil palabras”?
¿Cómo no estudiar  periodismo si las preguntas se amontonan en tu cabeza y no te contentas con cualquier respuesta, si ves la duda y vas a por ella, si no confías en el camino fácil? ¿Cómo no hacerlo si viste la alternativa, viste una vida cómoda y pudiente, pero no pudiste imaginarte sin ese periodismo que soñabas?
¿Cómo no estudiar periodismo si quieres dar a conocer esa información a las personas, si crees que es un deber y un derecho estar enterado de lo que ocurre en el mundo, ya sea a la vuelta de la esquina o tres mil kilómetros más allá?
¿Cómo no estudiar periodismo si sabes que con tu teclado puedes dar conocimiento al que no sabe, mostrar otro mundo al que no puede viajar, revolucionar un país o denunciar a los corruptos?
¿Cómo no estudiar periodismo si te indignas con la imagen que algunos medios dan de la profesión, pero defiendes a capa y espada su pureza, conociendo la importancia que tiene en la sociedad y la responsabilidad que se nos ha otorgado?
¿Cómo no estudiar periodismo, si el mundo son las personas que lo conforman, viven y se comunican en él? Periodismo es comunicación, la comunicación es parte de ser personas, las personas hacen el mundo, y no hay nada mejor que ser parte activa él.
La naturaleza escribió un libro increíble, pero era un manual. Es cosa de personas escribir nuestra novela. Imperfecta, como somos nosotros, pero cada vez más hermosa.
Parecerá utópico, y tal vez lo sea. ¿Pero, qué es “utopía”? Es una meta que te hace crecer y avanzar en la existencia.