Los espías jordanos que EE.UU. necesitaría contra el Estado Islámico

La localización estratégica (a la par vulnerable) de Jordania, así como la duradera alianza entre ambos países, hacen que Estados Unidos haya decidido colaborar intensamente con la inteligencia jordana

 

Alicia Alamillos

Obama lo ha dicho: habrá una actuación militar contra el Estado Islámico, grupo terrorista que ha pasado a cuchillo ciudades de Irak y Siria, ha decapitado a varios periodistas occidentales y otros tantos o más árabes, que persigue a cristianos y yasidíes, a cuyas jóvenes convierte en esclavas sexuales.

Sin embargo, a pesar de la amenaza que el Estado Islámico (EI) pueda suponer, Estados Unidos no quiere ir solo en su ofensiva para «destruirlo». No quiere enfangarse en un nuevo Irak, y mucho menos en algo remotamente parecido a Afganistán. Es por eso que Obama y su abanderado Kerry han pedido una «coalición internacional» para hacer frente a los yihadistas del EI.

Durante los últimos días, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, ha viajado por los estados árabes con la intención de lograr su apoyo militar en la coalición contra el EI. Uno de los países a los que Estados Unidos ha solicitado colaboración es el reino hachemí de Jordania. Jordania no tiene una economía como Arabia Saudí, ni el poder militar o influencia internacional que pudiera tener Egipto. De Jordania, Estados Unidos busca otra cosa: sus espías.

«Mukhabarat»

Los espías de la inteligencia jordana («mukhabarat») están considerados como de los mejores de la región, y ha sido frecuente sucolaboración con los espías estadounidenses o incluso con elMosad israelí. La CIA tiene fuertes lazos con el servicio de inteligencia (GDI en sus siglas en inglés), y ambos países han trabajado estrechamente tanto contra Al Qaida como contra otros grupos extremistas. Entre otros casos, la colaboración de los espías jordanos fue clave en la eliminación del jefe de Al Qaida en Irak, Musab Al-Zarqawi. «La alianza entre la inteligencia jordana y estadounidense es fuerte y productiva», han señalado diversos oficiales estadounidenses a la revista «Foreign Policy».

Continúa leyendo la noticia

Anuncios

Viejos capítulos de la misma historia

Los disturbios raciales que han estallado en Ferguson se han sudedido en EE.UU. durante décadas

 

Alicia Alamillos/ (Web y papel)

Hace cincuenta años, en julio de 1964, el entonces presidente de Estados Unidos, Lyndon B. Johnson, firmó la Ley para los Derechos Civiles, que prohibió la segregación racial, hasta entonces vigente en los Estados Unidos de América. Con la firma de Johnson al pie de ese papel, la situación de los afroamericanos comenzó a cambiar, tras décadas de luchas por sus derechos civiles, con Malcom X y Martin Luther King, o incluso el llamado «Bloody Sunday», en el que la actuación policial contra una manifestación por los derechos de los negros causó 50 heridos. En 1965 se firmó la Ley de Derecho a Voto, que permitía el sufragio a los afroamericanos que, a pesar de los avances legales, seguían siendo considerados de segunda.

Aunque parecía que con estas dos leyes la discriminación racial en EE.UU. sería erradicada, cincuenta años después los disturbios en Ferguson (Misuri) parecen demostrar lo contrario. El embajador de Estados Unidos en la ONU, Keith Harper, admitió el pasado miércoles que «aún queda mucho por hacer» para solucionar un problema que parece enquistado en el país norteamericano. Los disturbios motivados por la discriminación racial, especialmente por la violenta actuación de la Policía contra afroamericanos, es un fantasma que reaparece cada cierto tiempo.

Continúa leyendo la noticia

La discusión sobre el “Obamacare” causa el cierre parcial de la Administración Estadounidense

Alicia Alamillos.-

La Administración estadounidense continúa parcialmente cerrada una semana después del “shut down” provocado por la falta de acuerdo en los presupuestos. Barack Obama y Jonh Boehner, líderes de demócrata y republicano respectivamente, continúan enzarzados en un pulso de fuerzas. El centro de la tensión, la reforma sanitaria de Obama, conocida en Estados Unidos como “Obamacare”. Aquí republicanos y demócratas han encontrado un punto en el que ninguno de los dos quiere ceder. Boehner y su partido se niegan a aprobar los presupuestos si se incluye dicha reforma, mientras que Obama y los demócratas tienen que cumplir su promesa electoral de un seguro médico más asequible al ciudadano estadounidense.

El 30 de septiembre se cerró el año fiscal y los presupuestos del Gobierno trataron de ser aceptados en la Cámara de representantes, encontrándose con el muro republicano. La Cámara alta, el Senado, está controlada por los demócratas, por lo que las enmiendas incluidas por la oposición en los presupuestos no logran pasar esa segunda fase. Así, el 1 de octubre el Gobierno decretó el cierre parcial de la Administración. Este “shut down” provoca que prácticamente todas las agencias federales sean cerradas hasta que se apruebe una ley de financiación.

Para John Boehner, el representante republicano, la responsabilidad dejó de ser del todo suya, sino que es el Senado (de mayoría demócrata) quien debería actuar.

https://twitter.com/johnboehner/status/384731885135339520

senatemustact

Boehner entiende que el punto clave del cierre parcial de la administración ha sido el ObamaCare, al que califica de “fraude”, y la irresponsabilidad del Senado a la hora de aceptar las decisiones tomadas en la Cámara baja, donde “gobiernan” los republicanos.

obamacare

El Obamacare ha sido el punto de inflexión entre demócratas y republicanos, cosechando críticas pero también numerosos apoyos. La Kaiser Family Foundation, organización sin ánimo de lucro con sede estadounidense que se centra en el cuidado de la salud del país norteamericano, ha realizado un vídeo defendiendo la pertinencia de la ley de Obama.

El “shut down” ha provocado también el cierre de parques nacionales como Yellowstone, o monumentos tan conocidos como la Estatua de la Libertad, provocando una bajada del turismo. La cadena latinoamericana Univisión recoge algunas imágenes de estos cierres “culturales”.

Univisión – Galería de fotos

Univisón

Más allá del conflicto de demócratas y republicanos, la realidad es que la Administración ha cerrado parcialmente, dejando sin trabajo ni sueldo a un importante número de empleados federales. Por ese motivo en Twitter se ha popularizado el “hastag” o “etiqueta” #DearCongress, “Querido Congreso”, en el que, con 140 caracteres, los ciudadanos expresan su disgusto con la situación y sus políticos, que no logran ponerse de acuerdo en aras de un bien mayor.

dearcongress

La tensión entre ambos partidos y la propia sociedad estadounidense continúa, aunque Obama, habla en su Twitter, en el domingo 6 de octubre, de una posible salida del “shut down”.

Sin embargo, y a pesar del cierre de la Administración Estadounidense, los mercados apenas se han resentido. Las bolsas y el panorama económico continúan tranquilos, pero la fecha clave puede ser el 17 de octubre, día en el que se alcanza el límite de deuda pública estadounidense. Al respecto se ha pronunciado el secretario del tesoro, Jacob Lew, en CNN.

A partir del 17 no podremos pedir prestado y el Congreso juega con fuego… si no aumentan el límite de la deuda tendremos muy poco tiempo”