Túnez, próxima «provincia» objetivo de Daesh

Un Irak dividido sectaria y políticamente, así como el caos tras las intervenciones internacionales, conformaron la tormenta perfecta para el nacimiento del entonces conocido como «Estado Islámico del Levante». Este grupo terrorista pronto supo extenderse a una Siria inmersa en una guerra civil. Como un vertido de petróleo, los yihadistas de Daesh (pronto se quitaron lo de «Irak y Siria», que marcaba unos límites geográficos en su propaganda) se extendieron en estos dos países hasta controlar grandes áreas que incluían ciudades como Mosul o Raqqa. A diferencia de Al Qaida, la expansión física es parte de la estrategia de Daesh, como reza su lema «baqiya wa ttamaddad»: «permanecer y expandirse». Ante su fuerza arrolladora y la popularidad mundial entre elementos ya radicales, grupos yihadistas fueron jurando lealtad a la cabeza sirio-iraquí, fundando «provincias» más o menos establecidas. Desde Wilayat Sina en Egipto a Boko Haram en Nigeria, pasando por afiliados indonesios como Jamaah Ansar Khilalaf Daulah Nusantara o la filial Libia de Daesh.

En este afán expansionista, Túnez es probablemente la siguiente pieza de dominó en riesgo de caer y convertirse en provincia del autodenominado Estado Islámico. El pasado 7 de marzo, un comando de más de cincuenta yihadistas cruzó desde la frontera libia y atacó la localidad de Ben Guerdane. Según ha declarado el primer ministro tunecino, Habib Essid, los yihadistas -la mayoría de nacionalidad tunecina- pretendían hacerse con el control de la ciudad y establecer un emirato en el pequeño país norteafricano, desestabilizando el todavía precario experimento democrático tunecino, considerado como el único «éxito» de las revoluciones árabes de 2011.

Continúa leyendo la noticia

El Daesh avanza en Libia con una ola de ataques contra instalaciones petrolíferas

Los yihadistas de Daesh (el autoproclamado Estado Islámico) en Libia han intensificado esta semana sus ataques contra plantas y objetivos petrolíferos en el país. Tres de los principales puertos libios y al menos otros dos complejos más pequeños han sido asaltados por los yihadistas con el objetivo de destruir las instalaciones petroleras y de gas. Ayer mismo se denunciaron ataques contra una explotación petrolífera entre las ciudades de Ghat y Ubari (suroeste), mientras que el portavoz de la Guardia de Instalaciones Petroleras ha confirmado a televisiones locales que tres botes cargados de milicianos del Daesh han intentado asaltar el puerto petrolero de Zueitina, aunque ha podido ser repelido. La semana pasada el Estado Islámico asaltó el complejo de Ras Lanuf (entre Zueitina y Sirtre), en un ataque que se prolongó durante tres días. La Corporación Nacional de Petróleo libia (NOC) ha anunciado que están vaciando de petróleo el complejo de Ras Lanuf, por miedo a nuevos ataques.

Las fotografías distribuidas tanto por la NASA como por el propio Daesh muestran enormes columnas de humo negro en la estación petrolífera de Es Sidra tras ser atacada también la semana pasada, a duras penas controlados por los escasos servicios de emergencia de la planta, cuyos guardias todavía hacen frente a la amenaza de repetidos ataques de los milicianos leales al Daesh. Al menos 4 buques de carga, con 19 tanques con capacidad de hasta 6,2 millones de barriles han sido destruidos, según informó CCN Arabic.

Aunque el control de las instalaciones petrolíferas ha sido objetivo de numerosos grupos terroristas en Oriente Medio y Norte de África, la estrategia del Daesh en Libia parece seguir más un afán destructor que de tomar posiciones para luego explotar económicamente ese «oro negro», como ha sucedido en la zona de Irak y Siria. La destrucción indiscriminada, especialmente tras la ola de ataques de esta última semana, acrecienta los temores de que Libia pierda su principal fuente de ingresos en medio de las negociaciones para establecer un Gobierno de unidad en el país. La pérdida de su principal fuente de ingresos desestabilizará al Gobierno resultante de los esfuerzos de mediación de la ONU y dificultará la salida hacia adelante del Estado libio.

Continúa leyendo el artículo

Rusos y egipcios llenan de flores su embajada en El Cairo

Mientras que ayer las puertas de la embajada rusa en El Cairo permanecieron cerradas y solo se atisbaba la agitación que bullía en su interior por la presencia de seis o siete coches diplomáticos en la entrada, hoy se ha llenado de flores conmemorando el accidente de avión en el que han muerto 224 personas, la mayoría de ellos, turistas rusos, sobre el Sinaí egipcio.

Diplomáticos como el primer ministro egipcio, Sherif Ismail el mismo sábado, o los embajadores de Alemania, Afganistán, Vietnam, Hungría, Bielorrusia o Armenia esta mañana, entre otros, se han acercado a la embajada rusa para expresar sus condolencias. En la calle, un flujo constante de nacionales rusos, especialmente mujeres, ha ido dejando flores y mensajes junto al muro exterior, conmemorando a las víctimas del vuelo 7K92268. Las rusas destacan, con sus ojos claros, pelo rubio e inconfundibles rasgos, entre los locales que también se han acercado a depositar ramos de flores. La relación entre Egipto y Rusia ha sido, en las últimas generaciones, muy cercana, y los rusos representan el mayor número de turistas en el país de los faraones, pero también representan una de las mayores comunidades de expatriados.

Algunas rusas se abrazan. Otras lloran en silencio. Muchas llevan gafas de sol que ocultan sus ojos. Ha sido un duro golpe. «Yo me levanté ayer y, como cada día, miré el grupo de rusos que tenemos en Facebook. Allí me enteré. Luego estuve todo el día mirando la tele, con la esperanza de saber más, de saber si había supervivientes… al final no los hubo», relata a ABC Jenya Zaki, una siberiana que se ha acercado a la embajada cairota desde Heliópolis, a más de una hora en coche. Viene con su hijo, que con apenas un año no comprende nada e intenta alcanzar los peluches que alguien ha dejado como memorial a las víctimas. De los 217 pasajeros, más de diez eran niños. La mayoría de los que han muerto eran familias rusas que viajaban para pasar sus vacaciones en el Mar Rojo, típico destino turístico.

Continúa leyendo la noticia

Las «novias» de la yihad en las redes sociales

Supuestas jóvenes en Facebook, Twitter o Tumblr se dedican a narrar sus experiencias como mujeres de yihadista, además de ofrecer consejos, esparcir la propaganda del Estado Islámico o resolver dudas sobre cómo se vive en el «califato»

novias-yihad--644x362

Alicia Alamillos

Se llaman a sí mismas «muhajirah», (viajantes, inmigrantes, «la que hace el peregrinaje»), y se presentan en las redes sociales como afortunadas musulmanas que han escapado de Dar Al-Kufr (morada de la incredulidad, Occidente) y han alcanzado, tras un largo viaje, el «califato» deseado del Estado Islámico. En sus posts, escritos en inglés salpicados con palabras sueltas transcritas fonéticamente del árabe, cuentan su historia, su día a día, esparcen la propaganda del Estado Islámico, ofrecen consejos y contestan dudas amablemente, y algunas incluso se congratulan con el asesinato de los periodistas.

Estas novias de la yihad, voluntarias extranjeras que no buscan tomar las armas, sino solo «ayudar con lo que puedan» y quizá luego casarse con algún yihadista, son parte de la campaña mediática del Estado Islámico en las redes sociales, según ha afirmado a ABC la profesora en la Universidad de Massachusets y autora del libro «Bombshell: Mujer y terrorismo», Mia Bloom.

Continúa leyendo la noticia

Las guerreras kurdas contra el Estado Islámico

Desde Turquía, Siria e Irak, los países entre los que se divide la nación kurda, cientos de voluntarias se han unido a las milicias «peshmerga» para detener el avance de los yihadistas

 

Alicia Alamillos

El Estado Islámico (EI) avanza en Irak y Siria. En Irak, el Ejército iraquí, entrenado por Estados Unidos y con armas ofrecidas por la Casa Blanca, retrocede y abandona ciudad tras ciudad. En Siria, la situación ya era caótica antes de la llegada del EI, con las fuerzas de Assad luchando contra los rebeldes, moderados o no. Los únicos que parecen hacer frente al implacable avance de los yihadistas del EI son los kurdos. Kurdos en Siria, kurdos en Irak, voluntarios kurdos de Turquía. Sus milicias «peshmerga» se enfrentan sobre el terreno a los guerreros del califato. Entre ellos, batallones enteros de mujeres soldado.

La presencia de mujeres entre las milicias kurdas no es un fenómeno reciente, aunque ha alcanzado una mayor repercusión ahora que aumentan las voluntarias, muchas jovencísimas (de 18 a 24 años), para luchar con un enemigo tan implacable como el Estado Islámico.

En Siria, estas jóvenes voluntarias se unen a las YPJ (Unidades Femeninas de Defensa), fuerzas kurdas exclusivamente compuestas por mujeres, paralelas a las YPG, formadas por hombres. Las mujeres componen cerca de un tercio de las milicias kurdas en Siria, y según informa la cadena estadounidense NBC, más de 7.000 se han unido a estas fuerzas de defensa YPG, estrechamente relacionadas con las milicias del PKK (Turquía), y como parte del más amplio movimiento por la independencia o autonomía de la nación kurda.

Continúa leyendo la noticia

Los espías jordanos que EE.UU. necesitaría contra el Estado Islámico

La localización estratégica (a la par vulnerable) de Jordania, así como la duradera alianza entre ambos países, hacen que Estados Unidos haya decidido colaborar intensamente con la inteligencia jordana

 

Alicia Alamillos

Obama lo ha dicho: habrá una actuación militar contra el Estado Islámico, grupo terrorista que ha pasado a cuchillo ciudades de Irak y Siria, ha decapitado a varios periodistas occidentales y otros tantos o más árabes, que persigue a cristianos y yasidíes, a cuyas jóvenes convierte en esclavas sexuales.

Sin embargo, a pesar de la amenaza que el Estado Islámico (EI) pueda suponer, Estados Unidos no quiere ir solo en su ofensiva para «destruirlo». No quiere enfangarse en un nuevo Irak, y mucho menos en algo remotamente parecido a Afganistán. Es por eso que Obama y su abanderado Kerry han pedido una «coalición internacional» para hacer frente a los yihadistas del EI.

Durante los últimos días, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, ha viajado por los estados árabes con la intención de lograr su apoyo militar en la coalición contra el EI. Uno de los países a los que Estados Unidos ha solicitado colaboración es el reino hachemí de Jordania. Jordania no tiene una economía como Arabia Saudí, ni el poder militar o influencia internacional que pudiera tener Egipto. De Jordania, Estados Unidos busca otra cosa: sus espías.

«Mukhabarat»

Los espías de la inteligencia jordana («mukhabarat») están considerados como de los mejores de la región, y ha sido frecuente sucolaboración con los espías estadounidenses o incluso con elMosad israelí. La CIA tiene fuertes lazos con el servicio de inteligencia (GDI en sus siglas en inglés), y ambos países han trabajado estrechamente tanto contra Al Qaida como contra otros grupos extremistas. Entre otros casos, la colaboración de los espías jordanos fue clave en la eliminación del jefe de Al Qaida en Irak, Musab Al-Zarqawi. «La alianza entre la inteligencia jordana y estadounidense es fuerte y productiva», han señalado diversos oficiales estadounidenses a la revista «Foreign Policy».

Continúa leyendo la noticia

Lady Al Qaida, la mujer terrorista por la que el Estado Islámico estaba dispuesto a entregar a Foley

Aafia Siddiqui, que cumple condena por intentar matar soldados americanos en Afganistán, es la terrorista por la que más grupos yihadistas distintos han negociado la liberación

Alicia Alamillos/

El «Estado Islámico» exige su liberación a cambio de la vida del periodista americano Foley. Los talibanes se ofrecen a intercambiarla por por el soldado americano Bergdahl. Las Brigadas Mulazim (relacionadas con Al Qaida) atacan una planta de gas argelina, toman como rehenes a los trabajadores y amenazan con matarlos si Estados Unidos no la libera. «Lady Al Qaida», el sobrenombre de Aafia Siddiqui, es la mujer más deseada por los grupos terroristas. Todos ellos quieren liberar a una de las terroristas islámicas más famosas, que una vez estuvo en la lista de los más buscados del FBI.

En todas esas ocasiones, el presidente de Estados Unidos Barack Obamase negó a liberar a Siddiqui, que cumple condena de 86 años en una prisión de Texas por intento de asesinato, por la «planificación de un ataque con víctimas y en masa». La mujer de 42 años, que fue detenida en 2010 en Afganistán, pretendía matar soldados americanos desplegados en el país. En su bolso, dos libras de cianuro, altamente venenoso, pero también planos de lugares emblemáticos de Estados Unidos como Wall Street, el Empire State Building, el puente de Brooklyn, la Estatua de la Libertad y el sistema de metro, como posibles objetivos para cometer atentados.

Continúa leyendo la noticia