“Se desangra”

Hoy un amigo periodista, que está preparando un artículo sobre la Venezuela de Maduro con “el aumento de asesinatos, impunidad y las detenciones arbitrarias a la oposición” (cito), me preguntaba qué me parecía el titular de su propuesta, que empezaba así: “Venezuela se desangra (…)”

“Se desangra”.

Cuántas veces habré oído eso. Se ha convertido en un comodín periodístico, que se repite, una y otra vez en escenarios de lo más variopintos. Y sigue pareciendo bien usar utilizar sin descanso ese lugar común.

Para muestra, un botón. “Se desangra” en el buscador de noticias de abc.es :

Siria se desangra
Así se lucha contra el virus que desangra a África
Tres años de guerra, un tirano y 8,7 millones de refugiados: Siria se desangra
Siria se desangra en una imparable guerra civil
El BCE acude al rescate de una Europa que se desangra
Yemen se desangra entre la guerrilla de los zaidíes y el separatismo sudista

De Malí a Somalia, el continente africano se desangra http://kioskoymas.abc.es/noticias/internacional/20131106/sevp-mali-somalia-continente-africano-20131106.html

Egipto se desangra
México se desangra
Kenia se desangra en luchas civiles
El coladero que desangra Berlín
El Líbano se desangra tras otro día de furia que eleva los muertos a más de setenta

Y esto solo en ABC. El País, El Mundo… tendrán titulares parecidos a éstos.

Eritrea, la mayor cárcel de periodistas en África

Alicia Alamillos

Unos treinta periodistas languidecen en las prisiones eritreas, detenidos sin cargos conocidos o por sus «críticas al Gobierno», en el país que se ha convertido en la mayor cárcel de periodistas en África, según el último informe sobre Libertad de Prensa de Reporteros Sin Fronteras (RSF).

El número exacto de periodistas encarcelados no está claro, pues el Gobierno eritreo impide la entrada a observadores internacionales, explica a Efe el director para África del Comité para la Protección de Periodistas (CPJ, en inglés), Tom Rhodes. «Es difícil saber qué está pasando ahí».

Este hermético país, conocido como «la Corea del Norte de África», se sitúa en último lugar del ránking de RSF en cuanto a libertad de prensa de 2014, por detrás incluso de China, Siria o Irak.

Continúa leyendo la noticia

Los compradores de «El Universal» se niegan a revelar quién está detrás de la operación

Se limitan a señalar que este es un «buen momento para invertir en Venezuela»

 

Alicia Alamillos/Javier Calero

El periódico venezolano más antiguo del país y principal opositor mediático del Gobierno de Maduro,  «El Universal», fue adquirido hace unos días por el consorcio español Epalisticia S.L. por un monto no divulgado pero que, según diversas fuentes cercanas al periódico, rondó los 90 millones de euros. La cabeza visible de este grupo es el consejero delegado José Luis Basanta Otero, que cuenta con un pasado empresarial en México. Asegura estar sorprendido del revuelo generado por esta operación.

La opacidad de la maniobra queda de manifiesto por la negativa de Basanta a revelar a este periódico la identidad de los socios inversores. Opacidad que ha levantado sospechas sobre si es el gobierno chavista el que realmente está detrás de la operación, como ya ocurrió con las ventas del canal Globovisión y Cadena Capriles. «Nos han criticado desde ambos bandos», contesta Basanta a estos rumores. Sin embargo, el consejero delegado lucense, en nombre de los inversores, aclara que solo caben intereses económicos en esta compra.

Tras abrir las puertas de una oficina en la que no aparece en ninguna parte el nombre de Epalisticia, Basanta habla con ABC en un despacho vestido de estanterías repletas de libros de arte y enciclopedias: «Este es el momento de invertir en Venezuela», asegura Basanta, quien además adivina un cambio de tendencia en la economía del país, con o sin el actual Gobierno. «Esta situación no puede ser eterna; hay fe en esta inversión». No teme hacer negocios en Venezuela pese a los precedentes de otras empresas españolas que han sido expropiadas en países aliados del chavismo. Explica que la presumible falta de seguridad jurídica no les preocupa.

Continúa leyendo la noticia

Tripas, entrañas, reaños

 

Para el profano, a veces el flamenco parece estar circunscrito al sur de España. Andalucía y poco más. Sin embargo, esta es una crónica sobre un espectáculo cultural en Pamplona, ciudad norteña como ella misma. Flamenco afincado en el norte español.

En invierno, en Pamplona se encuentran el frío y el fuego. Las calles de lo viejo relucen mojadas por la lluvia intermitente del mes de enero, pero en un semisótano, en los primeros números de una calle cuyo nombre recuerda a la tabaquera andaluza, tras una puerta de juncos de metal y olor a incienso, hay un trocito del sur más cálido e más intenso. Flamenco.

Sigue leyendo

Culturas con una alta percepción por el contexto, culturas con menos

Como muchos otros estudiantes inmersos en el Plan Blolonia, en diciembre tengo mi “semana” (curiosamente, esta semana tiene 14 días) de exámenes, así que gran parte de mi tiempo, obviamente, he de dedicarlo a estudiar.
Repasando los apuntes de International Relations encontré esta resumidísima teoría que por supuesto toca aprender:

The Context theory of Edward T. Hall

Cultures differ in the extent to which they use context and situation for the interpretation of a message.

In high-context cultures, most of the meaning of a message is deduced from the context in which the words occur, for example non-verbal communication, setting of the communication

In low-context cultures, the meaning of a message is primarily deduced from the words uttered.

Al leerla, he pensado en el trabajo periodístico cuando incluye recoger declaraciones, y lo complicado que debe ser dar en el día a día una respuesta a las culturas de alta contextualización. Trabajar teniendo en cuenta esta máxima obligaría al periodista a reconstruir con palabras los gestos, la expresión facial, el tono de voz del político o entrevistado de turno, para que así el lector pudiera entender de mejor manera la situación.

En principio, esa máxima de dar la mayor información posible de la comunicación no verbal sería perfecta, sino fuera por el tema de la subjetividad y la percepción.

Lo que un periodista entiende como “un gesto de desdén hacia el entrevistador y la pregunta en general”, otro puede ver “un gesto que resta importancia y tranquiliza las dudas”. Los gestos y tonos de voces no siempre significan lo mismo para las personas, incluso dentro de una misma cultura. Por tanto, en cuanto el periodista (y más en una agencia de noticias, en la que la opinión está completamente fuera de lugar para la becaria en prácticas) tratara de introducir una valoración tipo dijo el político x, aunque queriendo decir, por sus gestos, otra cosa cualquiera, la Inquisición española, y en cierta manera estoy de acuerdo con ello, se lanzaría sobre él y le arrebataría el teclado de las manos.

Siempre y cuando no esté escribiendo para una columna de opinión o editorial, claro está. Ahí hay patente de corso, como diría un malhumorado Pérez Reverte.

Es por eso que creo, aunque al leer la teoría de el señor Hall pocos querrían estar en la segunda acepción, que en España, en cuanto a la recogida de declaraciones de los políticos, nos hemos convertido (o tal vez ya lo éramos) en una cultura de low-context, en la que el intríngulis de la compresión está en las palabras concretas que el político o entrevistado haya dicho, y no tanto en lo que rodeó a esa declaración.

¿Es malo? ¿O es el mal menor?

El cedazo informativo

Hoy me ha sucedido una cosa curiosa.

Como parte del trabajo en la Agencia, me ha tocado ir a cubrir una entrega de premios a la Juventud 2013,

(en noticiasdenavarra.com  y en diariodenavarra.es, hasta el primer ladillo)

y más o menos, para bien o para mal, y si queréis echarle un vistazo, ése ha sido mi resultado. En el momento en que me apartaba del ordenador, me desatascaba del teclado con la espiración de “ya está terminado”, oí en la radio esa misma noticia, por lo que decidí escucharla, no por informarme, sino para comparar el enfoque que le habían dado en esa otra casa.
Sigue leyendo

Las distintas estrategias divulgativas de la ciencia en televisión

Dos extremos: Redes y El Hormiguero
Viendo, por un lado, el programa insignia de Eduard Punset, Redes, y por el otro, el entretenimiento clave de las noches de Cuatro (ahora en Antena3), ElHormiguero, uno dudaría que se trataran, en esencia, de una misma cosa. Pero, por muy increíble que parezca, tanto Redes y el personaje de Flipy en El Hormiguero se dedican a lo mismo: La divulgación de la ciencia.
Sin embargo, el formato, el estilo, las formas e incluso la intención, son radicalmente distintas. En el caso de Redes, el programa deja a un lado el “entretenimiento salvaje” del que a veces aduce la televisión, en favor de un trabajo riguroso. En redes, cada minuto es divulgación o explicación de la Ciencia. En cambio, en El Hormiguero, la divulgación científica se haya subordinada a ese entretenimiento feroz del que ya he hablado. Primero el público, las risas, los chistes, la espectacularidad… y luego, la Ciencia. En el caso del Hormiguero, la Ciencia es una excusa, mientras que en Redes, la Ciencia es la materia prima, la base.

Sigue leyendo